martes, 16 de diciembre de 2014

¿QUÉ SE ME DA BIEN?




El peor enemigo para desarrollar nuestro inmenso potencial es la falta de autoestima. Muchas personas se sienten insatisfechas por su apariencia personal y nunca llegan a apreciar sus dones, habilidades y por tanto, nunca llegan a desarrollar al máximo su potencial.
 
Hace unos días leí que la cantante Rihana había asegurado sus piernas por 1 millón de euros. Es muy posible que a bastantes personas las piernas de Rihana les resulten realmente muy atractivas.

Ahora, te invito a que mires hacia tus piernas. Si no crees que tus piernas valen 1 millón de euros, puedes observar el caso de un motorista de Orihuela al que después de un accidente le tuvieron que amputar sus piernas.
¿Tú te cambiarías por el motorista a cambio del millón de euros?
Y, si no estás conforme con el color de tu piel, quizás no tengas ningún problema en cambiarte por una mujer a la que hace unos años indemnizaron con 2 millones de euros por quemaduras sufridas en un 95% de su cuerpo. Tú le das tu piel y recibes 2 millones de euros.

Cuando estaba en el colegio, Don Luis, nuestro querido profesor de Química, nos explicó que el valor de una persona, desde el punto de vista de las sustancias químicas que la componen era de aproximadamente 30 euros.
Otra posibilidad podría ser que si la energía eléctrica de los átomos de hidrógeno de nuestro cuerpo pudiera ser utilizada, se podrían satisfacer las necesidades energéticas de un país industrializado durante cinco días.
 
Además, los átomos de tu cuerpo contienen una energía potencial de más de  825 millones de KW hora. Ello significa un valor aproximado de más de 120 millones de euros sin contar con el hecho de que si quisiéramos construir un ordenador que pudiera llevar a cabo las funciones del cerebro humano, éste ocuparía 250.000 metros cuadrados y costaría billones de euros y aun así, sería incapaz de originar un simple pensamiento. Es para pensar ¡guau! ¡Tú si que vales!

Hacernos las preguntas adecuadas es una buena forma de recordarnos el potencial que tenemos:
¿Qué se me da bien?
 
¿Qué experiencias me han dejado mayores satisfacciones?

¿Cuáles son los logros más significativos que he tenido?

¿Qué es lo que disfruto haciendo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario