martes, 20 de enero de 2015

STOP EXCUSAS


 
Un inspector del Ministerio de Educación visitó un colegio y algo le llamó mucho la atención. Una maestra estaba sentada en su mesa mirando atónita como los alumnos corrían,  gritaban y provocaban desorden por toda el aula.

El inspector decidió entrar y presentarse:
- Buenos días, soy el inspector de educación...

- Hola...me encuentro agobiada señor inspector, no sé qué hacer con los chicos...no tengo papel, ni bolígrafos para realizar actividades escolares...
Entonces, ocurrió algo maravilloso… El inspector, formador vocacional vio un corcho en la desordenada aula. Lo recogió y, con seguridad y serenidad, se dirigió a los chicos:

 - ¿Qué es esto?
- Un corcho... -gritaron los alumnos algo sorprendidos.

- Fenomenal, ¿Y de dónde sale el corcho?
 - ...del árbol...de las botellas...del alcornoque...de la madera - respondían muy animados los niños.

 - ¿Y qué se puede hacer con madera?, -continuo el formador.
- Mesas...sillas...corchos...un barco...

- Genial...un barco. ¿Quién lo dibuja en la pizarra? ¿Quién hace un mapa en la pizarra y coloca nuestro barco en un puerto? ¿En qué ciudad está ese puerto? ¿A qué país corresponde? ¿Qué poeta conocen que allí nació? ¿Qué produce ese país? ¿Alguien recuerda una canción de este lugar?

- Y comenzó una lección de geografía, de historia, de música, economía, literatura,...
La maestra quedó impresionada. Al terminar la clase, emocionada, le dijo:

- Señor, nunca olvidaré lo que me ha enseñado hoy. Muchas Gracias.
 Pasaron unos meses. El inspector volvió y buscó a la maestra.

Y...se encontró con la misma situación...la maestra sentada en su mesa mirando atónita a los alumnos que corrían y gritaban por toda el aula.
- Señorita...¿Qué ha pasado? ¿Se acuerda de mí?

- Sí señor, ¡cómo olvidarme! Lo que pasa es que no encuentro el corcho. ¿Dónde lo dejó?

Las excusas son una forma muy cómoda de justificar nuestra mediocridad, encontrando culpables de todo aquello que siempre ha estado bajo nuestro control.
Hay cinco verdades sobre las excusas:

1ª Si quieres encontrar una disculpa para justificar cualquier cosa...siempre la hallarás.
2ª Cuando empieces a utilizar una excusa...siempre encontrarás aliados.

3ª Una vez utilizada la excusa...nada habrá cambiado.
4ª Tus amigos no las necesitan y…

5ª Tus enemigos nunca las creerán.

4 comentarios:

  1. Extraordinaria lecciòn del Inspector de Educaciòn que, muchos de nosotros deben tenerla como ejemplo para erradicar asì de una vez por todas la mediocridad que abunda en nuestro medio. Muchas gracias Sr. Samblas por compartir este magnìfico relato. Lo compartirè con vuestro permiso.

    ResponderEliminar
  2. Extraordinaria historia y una muy buena improvisación por parte del inspector. Pero la improvisación es una solución inmediata, pero no la final.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por compartir esta historia y cuanta verdad hay en ella!!!!!
    Para enseñar hay que tener vocación y ganas de trabajar!!!!!! si falta una de estas cosas no funcionará..........en tantas y tantas ocasiones

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu blog Francisco. Además de ilustrar cada tema con un ejemplo, conduces al lector a la conclusión de que todo es una cuestión de decisión personal, sin embargo le ayudas a elegir una actitud positiva como la mejor solución para hacer frente y superar los obstáculos que se presentan en la vida.
    Enhorabuena por tu blog!!!

    ResponderEliminar