miércoles, 25 de febrero de 2015

APRENDIENDO A ESCUCHAR CON EL CORAZÓN


 
Benjamin Disraeli y William Gladstone fueron grandes rivales políticos a finales del siglo XIX, tanto en la arena pública como en sus vidas personales.
La cualidad esencial que les separaba como líderes era su forma de aproximarse a las personas.

Una joven cenó con ambos en noches consecutivas, la primera noche con Gladstone y la siguiente con Disraeli. Preguntada al respecto de la impresión que tuvo de ellos comentó:

 “Tras haber cenado con el señor Gladstone, pensé que era el hombre más inteligente y astuto de Inglaterra.”
La joven continuó…

 “Y, tras haber cenado con el señor Disraeli, pensé que yo era la mujer más inteligente de Inglaterra”.
Es de suma importancia aprender a escuchar además de con los oídos, con el corazón, con la mirada…con todo el cuerpo.

La denominada “regla de los dos tercios” nos ofrece los puntos clave para llevar a cabo una buena escucha.
 
-         Escuchar el doble de lo que hablamos.

-         Al hablar, formular el doble de preguntas que de afirmaciones.

-         Al afirmar, reformular el doble de veces las palabras del interlocutor que las propias.

 

 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario