domingo, 15 de marzo de 2015

LA REGLA DE ORO





Un rey salió a cazar acompañado de su sequito. Al Final del día todos estaban cansados y muy enfadados ya que ese día no tuvieron la suerte de cara y no obtuvieron ninguna pieza.
Al regresar al castillo, el rey observó que en muchos árboles había un círculo blanco con una flecha justo en el medio.

El rey pidió que buscaran a aquella persona que tenía tan buena puntería.
El responsable de aquellos flechazos resultó ser un joven de 11 años.

-Felicidades. Es increíble que logres clavar la flecha en los pequeños círculos. ¿Dónde aprendiste a disparar así?
El joven respondió que su padre le enseño y que a él no se le daba muy bien lo de la puntería.

-Nos seas tan humilde-respondió el rey-.Nadie que no tenga puntería puede hacer esto que tú haces.
- Majestad, yo primero tiro la flecha y después dibujo el círculo alrededor.

Varios estudios revelan que para el 87% de los profesionales su trabajo no es ni motivador ni supone nuevos retos. Los mismos estudios también revelan que la mayoría de las personas no hace nada para cambiar dicha situación porque no cree contar con ninguna opción para ello.
La idea es desprendernos de la programación mental anticuada y comenzar a buscar primero nuevas formas de hacer las cosas y, luego a hacer estás, aplicando la nueva programación.

Para conseguir nuevos resultados hemos de hacer cosas distintas.
Recuerda siempre la regla de oro en la resolución de problemas: “Cuando crees que ya has explotado todas las posibilidades, recuerda una cosa… ¡no lo has hecho!”

domingo, 8 de marzo de 2015

PRIORITARIO EN LA VIDA



El maestro esperaba a sus alumnos con varios objetos y un par de latas de cerveza sobre la mesa.
Cuando comenzó la clase, tomó una gran jarra de cristal y la llenó con piedras, de unos cinco centímetros de diámetro y preguntó a sus alumnos si la jarra estaba llena. Todos estuvieron de acuerdo en que lo estaba.
Después, el profesor volcó una caja de guijarros sobre la jarra. Los guijarros se colocaron en los huecos entre las piedras. Entonces preguntó de nuevo a los alumnos si la jarra estaba llena. Y estos asintieron.
El maestro continuó cogiendo una caja de arena y la vaciándola sobre la jarra. La arena rellenó los huecos que quedaban.  Una vez más preguntó si la jarra estaba llena: los estudiantes respondieron de forma unánime que sí.
Por último, abrió las dos latas de cerveza y las vertió sobre la jarra.
Las piedras representan los elementos fundamentales y básicos de la existencia, tus sueños, tu familia, tu pareja, tu salud, tus hijos... Aquellas cosas que, aunque todo lo demás se perdiera y sólo ellas permanecieran, harían que vuestra vida estuviera llena.
Los guijarros son esas otras cosas que importan, como el trabajo, la casa o el coche.
La arena son las cosas pequeñas.
Un estudiante pregunto:
-“¿Qué significan las dos latas de cerveza?
-“Por muchas ocupaciones que tengamos cada día, siempre es conveniente sacar un tiempo para tomarse unas cervezas con tu pareja o con tus amistades”
Si construimos nuestra vida alrededor de lo que no es prioritario, cuando esto llegue, no tendremos espacio...

miércoles, 4 de marzo de 2015

ESTÁNDAR DE PERFECCIÓN





Un joven soñaba con llegar a ser un gran jefe de estado. A pesar de sus esfuerzos a los treinta y dos se queda en bancarrota. A los treinta y cinco su amor desde la niñez muere. Un año más tarde, él sufre un colapso nervioso. En los siguientes 20 años pierde seis elecciones. Finalmente Abraham Lincoln fue elegido presidente…
En la vida triunfamos porque:

-         Hemos salido de nuestra zona de confort, en la cual hay una aparente seguridad pero no hay crecimiento.

-         Estamos más cerca de tener éxito porque se han reducido las cosas que no están funcionando.
Y es que tener éxito es consecuencia de:

-         Intentarlo y no lograrlo

-         Tomar decisiones y equivocarse

-         Arriesgarse y perder

-         Enfrentarse a un desafío y no resolverlo

-         Probar algo diferente y ser criticado

-         Dar nuestra opinión y no gustar

Los bebés aprenden a andar porque su estándar no es la perfección. Todos podemos aprender de nuestros fallos, hacer correcciones e intentarlo de nuevo.
La persona que no cae es fuerte, pero más fuerte es la persona que cae y se levanta.

 

lunes, 2 de marzo de 2015

AUTOCONFIANZA




Un rey tenía un halcón que ni los mejores maestros de cetrería habían conseguido hacer volar.
El rey difundió la noticia por todo su reino solicitando ayuda. Poco tiempo después el halcón comenzó a volar. El rey llamó al autor del prodigio:
-¿Cómo lo has conseguido?
El hombre que lo había conseguido respondió:
-Fue fácil, lo único que hice fue cortar la rama sobre la que se apoyaba el pájaro. Una vez esta desapareció, el halcón se dio cuenta de que podía volar y entonces voló.
Para aumentar nuestra confianza debemos focalizarnos y disciplinar nuestra atención en todo aquello que nos interesa.
Cuando no tenemos demasiada confianza en aquello que vamos a hacer nuestros intentos son timoratos y de muy baja determinación.
Para más inri, todos venimos con la vocecita incorporada de serie que nos merma aun más nuestra confianza al recordarnos todo aquello que aun nos queda por hacer.
Cuando ante una dificultad mantenemos la confianza en nosotros mismos se incrementa nuestra energía y nuestra agudeza mental.
Si nuestra mente tiene una buena razón siempre encuentra el camino.
Lo importante no es aquello que nos sucede sino el sentido y la respuesta que damos a aquello que nos sucede.