lunes, 24 de julio de 2017

INDICADORES PARA CONSEGUIR TUS OBJETIVOS





David Lee Roth fue el vocalista del grupo Van Halen desde mediados de los setenta hasta mediados de los ochenta.
En su época más exitosa el grupo realizaba más de 100 conciertos al año y fue uno de los primeros grupos de rock en llevar grandes producciones escénicas a los mercados pequeños.
El diseño de producción del grupo era muy complejo y el contrato que especificaba el montaje era un mamotreto de más de setecientas páginas.
Gran parte de los preparativos, debían realizarse con antelación y al tener un calendario muy apretado de conciertos no había casi tiempo para realizar un control de calidad exhaustivo. Por ello, Van Halen y su equipo vivían con temor tener un percance debido a que, por ejemplo, algún tramoyista de los lugares donde actuaban metiera la pata. ¿Cómo iban a saber cuándo corrían riesgo?
Durante ese período de giras, circulaban rumores de todo tipo acerca de las extravagancias y juergas del grupo. Uno de los rumores más sorprendente era que exigían cuencos sin M&M marrones en los camerinos. Hubo historias circulando sobre David Lee Roth entrando en el camerino y destrozándolo todo en un ataque de ira al ver un M&M marrón.
Me gustaría darte otro punto de vista.
La realidad era que una de las clausulas del contrato de montaje, oculta entre un sinfín de especificaciones técnicas, exigía tener en los camerinos un cuenco lleno de M&M, pero que ninguno fuera marrón. Si esto no se cumplía podían anular el espectáculo con una indemnización total. 
Cuando Roth llegaba a un nuevo lugar de actuación, lo primero que hacía era entrar en los camerinos y echar un vistazo al cuenco de M&M. Si veía un M&M marrón, pedía una inspección minuciosa de seguridad de todo el montaje técnico porque era un indicador de que no se habían leído el contrato y que podían correr un grave riesgo.
David Lee Roth no era un divo, era un maestro de operaciones.
¿No te iría mejor en la vida si utilizaras indicadores para salir del piloto automático mental?
¿Usas indicadores para conseguir tus objetivos?
¿Podrías poner ejemplos de indicadores que utilizas en tu vida?


jueves, 6 de julio de 2017

CÓMO ENTRENARTE EN POSITIVO






Un hombre que cortaba y tallaba rocas para hacer lápidas se sentía infeliz y muy poca cosa.
Un día, el calor del sol le hacía sentirse incomodo. Entonces, miró hacia arriba y viendo el sol brillar se dijo para si:”¡Qué poderoso es el sol!¡Cómo me gustaría ser el sol!”.
Para su sorpresa, se convirtió en el sol, dando luz y calor a todos. Pero, repentinamente, apareció una oscura nube gigantesca que fue tapando al sol. “Que poderosa es esa nube!¡Cómo me gustaría ser esa nube!
Antes de terminar la frase se convirtió en la nube, anulando al sol y dejando caer su lluvia sobre las ciudades y pueblos. Pero un viento fuerte comenzó a desplazar y disipar la nube. “Me gustaría ser como el viento”, pensó, y de forma automática se convirtió en el viento.
El viento podía destruir pueblos enteros y arrancar árboles, pero nada podía contra una gran roca situada allí cerca. El pensamiento esta vez fue “Me gustaría ser esa roca. Es realmente superpoderosa”
Entonces se convirtió en roca. Ahora podría resistir cualquier viento. Nada podría con la roca…
De repente, escucho un ruido “Clic, Clic, Clic”. Un martillo golpeaba a un cincel…y éste arrancaba un tozo de roca tras otro…“¿Quién puede ser más poderoso que la roca?”, pensó, y mirando hacia abajo vio…a un tallador de lápidas.
Nuestro cerebro está entrenado para sobrevivir. Esta entrenado para fijarse en todas las situaciones amenazantes. Por ello, nos fijamos más en lo negativo o en aquello que no tenemos realizado. A esto es a lo que llamamos sesgo negativo.
Para entrenar a tu cerebro en positivo, debes crear una memoria especial en tu cerebro. Te recomiendo que realices el siguiente ejercicio durante tres semanas.
Cada noche piensa en 7 cosas positivas que te hayan ocurrido durante ese día. Te recomiendo, para ir creando esa memoria especial, que durante el día anotes en un papel todas las cosas positivas que te van ocurriendo porque muchas cosas buenas te habrán pasado y van desapareciendo porque no ayudamos a que queden registradas en nuestra mente.

Al cabo de unos días, vas a notar como tu cerebro se va enfocando en pensar de una forma más objetiva, a disfrutar cada momento y a recordar todo lo bueno que te rodea. Además, tu nivel de estrés bajará y sentirás mayor bienestar físico y mental.