miércoles, 14 de febrero de 2018

ATENCIÓN AL CLIENTE PODEROSA




Samanta, la hija de Lourdes no quería ir a dormir. Era la primera noche de la niña en casa desde que habían vuelto de vacaciones en Candelaria, Tenerife.

La niña había olvidado a su querida Julia en Tenerife, su querida jirafa de trapo con quien dormía cada noche. Sin Julia no podía ir a dormir.

Después de un día, Lourdes estaba bastante agobiada porque Samanta no había dormido nada. Así que  decidió contarle a Samanta una pequeña mentira:

-         Julia está fenomenal hija. Se ha quedado unos días para descansar en el hotel.

Samanta se quedó tranquila y durmió como un lirón.

Esa noche Lourdes llamó al Hotel de Candelaria para confirmar que habían localizado a Julia. Desde el Hotel confirmaron que Julia estaba y que se la enviaban. Lourdes decidió compartir su pequeña mentira con la persona del hotel con quien estaba hablando.

Unos días más tarde Julia llegó. Lourdes y Samanta se quedaron con la boca abierta porque Julia llego con varias fotos de “sus vacaciones”, recibiendo un masaje, jugando al golf, en la piscina…

Si quieres crear un momento de impacto a tus clientes debes seguir los siguientes pasos:

Primero, cumplir con lo mínimos exigidos por tu cliente.

Segundo, empatiza con tu cliente. Asegúrate que has entendido perfectamente a tu cliente.

Sólo si has cumplido con los dos primeros pasos podrás pasar al tercer paso con el crearás un momento de impacto:


Rompe con el guión preestablecido para ser encantadoramente impredecible.


domingo, 4 de febrero de 2018

¿CÓMO INVIERTE TU EMPRESA EN FORMACIÓN?





Un ejecutivo tomó una decisión que acabó haciendo perder a su compañía 750.000 €.
El Director General le convocó a una reunión en su despacho.
Cuando el ejecutivo apareció, el Director General le pregunto:
-¿Sabes por qué te he llamado?
El ejecutivo respondió:
-Supongo que para despedirme
El Director General se quedó sorprendido.
-¿Despedirte? –preguntó- Claro que no. Acabo de invertir 750.000 € en tu formación. 

lunes, 22 de enero de 2018

LA JEFA Y EL MARTILLITO DE GOMA




Ana, ejecutiva de una empresa líder del sector del automóvil es invitada para ver una cadena de montaje de otra empresa del mismo sector.

Después de acudir sin muchas ganas, la ejecutiva se sorprende porque al final de la cadena, donde se ponen las puertas, no hay nadie.

Y es que en las fábricas de su empresa, un trabajador de la cadena coge un martillito de goma y da golpecitos en los bordes de las puertas hasta que estas encajan perfectamente.

Perpleja, llega a preguntar, con condescendencia, a tres personas distintas de la cadena de montaje en qué momento se aseguran de que las puertas encajan a la perfección no valiéndole ninguna respuesta de las que le dan.

Finalmente, el guía, sorprendido por la actitud de la ejecutiva, responde tímidamente ante la cara de desprecio de la mujer: “Es cierto lo que le han respondido mis compañeros. Aquí siempre nos hemos asegurado de que las puertas encajan cuando realizamos el diseño”.

A muchas personas les cuesta reconocer sus errores y tratan de negarlos o justificarlos. Cuando tengas enfrente a alguien así, no te molestes en que razone, porque no lo hará.

Recuerda, no te obceques, simplemente céntrate en lo que tú puedes hacer y recuerda que hay personas que ni reflexionan, ni razonan.

Si todos hicieran lo suyo tan bien como creen que harían lo que hacen los demás, este sería un mundo mejor.

domingo, 14 de enero de 2018

MOTIVOS Y SOLUCIONES





-Maestro: ¿Cuál es tu mayor objetivo para dentro de 6 meses?

-Emprendedor: Facturar 250.000 €.

-Maestro: Muy bien. ¿Y por qué no lo estás logrando ya?

-Emprendedor: Mmmm. No sé. Muchas cosas…

-Maestro: Vale. Te propongo hacer un sencillo ejercicio:
Haz una lista con todas las cosas que te vengan a la cabeza por las que no estás logrando ese objetivo.
Si observas esa lista encontrarás 2 clases de razones. Unas serán excusas y otras serán problemas.
Las excusas, que van a ser la parte más grande de esa lista, debes reemplazarlas por motivos. Y los problemas, los reemplazas por soluciones.